Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

“Por estas calles malas tiene que caminar un hombre que no es malo, que no está ni comprometido, ni asustado. El detective de esa clase de relatos tiene que ser un hombre así. Él es el héroe, lo es todo. Debe ser un hombre completo y un hombre común y, a la vez, un hombre extraordinario. Debe ser, para usar una frase más bien manida, un hombre de honor -por instinto, por inevitable, sin pensarlo, y seguro sin decirlo. Debe ser el mejor hombre de este mundo, y un hombre lo bastante bueno para cualquier mundo. No me importa mucho su vida privada; no es ni un eunuco, ni un sátiro; pienso que podría seducir a una duquesa y estoy convencido de que no tocaría a una virgen. Si es un hombre de honor para una cosa, lo es para todas.

Es un hombre relativamente pobre, o para nada sería un detective. Es un hombre común, o no viviría entre gente común. Tiene una intuición de la personalidad, o no conocería su trabajo. No aceptará el dinero deshonesto de nadie ni la insolencia de nadie sin la debida y desapasionada venganza. Es un hombre solitario y su orgullo consiste en que le traten como a un hombre orgulloso o lamentarán haberle conocido. Habla como habla el hombre de su época, es decir, con rudo ingenio, con un vivaz sentido de lo grotesco, con repugnancia por los fingimientos y desprecio por la mezquindad.

La historia es la aventura de este hombre en busca de una verdad oculta, y no sería una aventura si no le ocurriera a un hombre apto para la aventura. Tiene un nivel de conciencia que te asombra, pero que le pertenece por derecho propio, porque pertenece al mundo en que vive. Si hubiera tantos hombres como él, creo que el mundo sería un lugar muy seguro en el que vivir, sin que fuera demasiado aburrido que mereciera la pena vivir en él”

(Fragmento traducido de “The simple art of murder” – Ed. Vintage Crime)

Otras entradas

“Yo, el jurado” (“I, The Jury”) – Mickey Spillane (1947)

“Yo, el jurado” se publicó en 1947. Desde el “El halcón maltés” en 1929 habían transcurrido dieciocho años y solo dos años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Mickey Spillane comenzó su novela con un argumento parecido al del maestro Hammett. Un persona cercana al detective es asesinada

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Vicente González Nieto.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Vicente González Nieto.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad