Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Esta novela es el segundo caso de la detective Sonia Ruiz. Es una interesante apuesta de la editorial Menoscuarto, dentro de la colección «SeisDoble». Cada uno de los casos está a cargo de un escritor diferente y debe guardar el hilo conductor de las creaciones anteriores. Obviamente cada uno con su estilo y el de Andreu Martín es inconfundible. Nadie como un maestro como él para jugar con las reglas de la novela negra, saltárselas, retorcerlas y hacernos sonreír. Así, el malo malísimo, el villano es un jefe de unidad del CNI, orgulloso de ser de «las cloacas», cleptómano, «con edad ya para jubiliarse» y que «estaba como una chota».

Hay dos tramas paralelas: la de la detective Sonia que ha de fotografiar a un maltratador y adúltero «mientras él esté chingando» y la de Pau, empleado en el CNI, que graba a su jefe de unidad cometiendo un delito. Pau es un antiguo colaborador de Sonia y su actual compañero de piso. Pau siente por ella una atracción sexual inconfesada y por inconfesada, no sabrá que es recíproca.

La detective tendrá escenas rocambolescas, algunas inspiradas en el cine de acción que Andreu parodia a la vez que salva a su protagonista. «Se asomó a la calle, esperando ver una de esas escaleras de incendios tan oportunas en las películas, pero no vio ninguna»

Pau se sabrá en peligro y los dos compañeros de piso, como dos superhéroes anónimos, se mentirán hablando de lo aburrido y tranquilo que es su trabajo cuando coinciden en la casa.

Las dos tramas se irán cruzando y encajando gracias a todos los resortes que el maestro Andreu ha ido preparando a lo largo de los capítulos a ritmo trepidante. Tan trepidante que, a veces uno tiene la impresión de estar leyendo una novela gráfica con diálogos desternillantes, situaciones por momentos absurdas y personajes descritos en unas pocas palabras efectivas («El marido, en la foto, era una especie de cromañón embrutecido») o una acción que les condena, como la del inspector Palacín.

Una novela breve, que se lee del tirón, escrita con esa aparente sencillez, tan difícil de lograr, y que te dejará una sonrisa en los labios, pese a tocar temas como el maltrato o la corrupción en los servicios secretos.

 88 Impactos

Otras entradas

«Días de guardar» – Carlos Pérez Merinero (1981)

El gran Paco Camarasa afirma en «Sangre en los estantes» que, al terminar de leer esta novela, «conocemos algo más del lado oscuro… de nosotros mismos» y es que esta novela es una novela negra, negra. Contiene escenas desagradables, crudas hasta la repulsión. No solo por las acciones del protagonista,

Leer más »

¿Quién inspiró a Simenon el comisario Maigret?

George Simenon, a bordo de su «l’Ostrogoth», había salido de París con destino a North Cape (Noruega) cuando una rotura le obligó a detenerse en el puerto holandés de Delfzjil. Allí pasó cuatro o cinco días mientras le calafateaban su embarcación. Uno de esos días, en una mesa del café

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Vicente González Nieto.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad