Esta novela es el segundo caso de la detective Sonia Ruiz. Es una interesante apuesta de la editorial Menoscuarto, dentro de la colección «SeisDoble». Cada uno de los casos está a cargo de un escritor diferente y debe guardar el hilo conductor de las creaciones anteriores. Obviamente cada uno con su estilo y el de Andreu Martín es inconfundible. Nadie como un maestro como él para jugar con las reglas de la novela negra, saltárselas, retorcerlas y hacernos sonreír. Así, el malo malísimo, el villano es un jefe de unidad del CNI, orgulloso de ser de «las cloacas», cleptómano, «con edad ya para jubiliarse» y que «estaba como una chota».

Hay dos tramas paralelas: la de la detective Sonia que ha de fotografiar a un maltratador y adúltero «mientras él esté chingando» y la de Pau, empleado en el CNI, que graba a su jefe de unidad cometiendo un delito. Pau es un antiguo colaborador de Sonia y su actual compañero de piso. Pau siente por ella una atracción sexual inconfesada y por inconfesada, no sabrá que es recíproca.

La detective tendrá escenas rocambolescas, algunas inspiradas en el cine de acción que Andreu parodia a la vez que salva a su protagonista. «Se asomó a la calle, esperando ver una de esas escaleras de incendios tan oportunas en las películas, pero no vio ninguna»

Pau se sabrá en peligro y los dos compañeros de piso, como dos superhéroes anónimos, se mentirán hablando de lo aburrido y tranquilo que es su trabajo cuando coinciden en la casa.

Las dos tramas se irán cruzando y encajando gracias a todos los resortes que el maestro Andreu ha ido preparando a lo largo de los capítulos a ritmo trepidante. Tan trepidante que, a veces uno tiene la impresión de estar leyendo una novela gráfica con diálogos desternillantes, situaciones por momentos absurdas y personajes descritos en unas pocas palabras efectivas («El marido, en la foto, era una especie de cromañón embrutecido») o una acción que les condena, como la del inspector Palacín.

Una novela breve, que se lee del tirón, escrita con esa aparente sencillez, tan difícil de lograr, y que te dejará una sonrisa en los labios, pese a tocar temas como el maltrato o la corrupción en los servicios secretos.

Loading

Suscríbete a Inmisericordes
Si quieres estar al día de mis publicaciones, no tienes más que suscribirte
Tu dirección de correo electrónico no será cedida o vendida a terceros*. No SPAM

Otras entradas

«Una última apuesta» – Enrique de la Cruz (2022)

Enrique de la Cruz nos trae en Una última apuesta una novela policiaca. Comienza el lunes 25 de noviembre de 2019. Por una parte, asistimos a los últimos instantes de vida de Eduardo Castro en su casa y, por otra parte, al desayuno entre el inspector Garet y el que

Leer más »

«El sueño eterno» («The Big Sleep») – Raymond Chandler (1939)

Raymond Chandler compuso su primera novela, El sueño eterno, «canibalizando» tres de los veintiún relatos que había escrito para Black Mask desde 1933: El testigo (Finger Man, 1934, donde apareció por primera vez Philip Marlowe) El asesino en la lluvia (The killer in the rain, 1935) y El telón (The curtain, 1936). El

Leer más »

«Si Dios me quita la vida» – Francisco Alejandro Méndez (2020)

Francisco Alejandro Méndez nos trae la tercera entrega del comisario Wenceslao Pérez Chanán. En esta ocasión, la novela comienza con una avalancha humana en las gradas del estadio Doroteo Flores que causará una tragedia en Guatemala. Unos días después el comisario presenciará otra masacre. En concreto, en la Zona 2:

Leer más »
Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad