Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Francisco Alejandro Méndez nos trae la tercera entrega del comisario Wenceslao Pérez Chanán. En esta ocasión, la novela comienza con una avalancha humana en las gradas del estadio Doroteo Flores que causará una tragedia en Guatemala. Unos días después el comisario presenciará otra masacre. En concreto, en la Zona 2: casi todos los miembros de la familia Figueroa han sido asesinados en su casa. “Sentimientos encontrados, imágenes crudas y llantos lejanos atravesaban la cabeza del comisario”. Por una serie de indicios parecerá que ambas tragedias estén relacionadas.

Iremos descubriendo relaciones familiares conflictuales y amistades peligrosas. Habrá método policial, persecuciones, situaciones complicadas (“aunque cargaba una .22 en la espalda, no era suficiente para enfrentarlos, ya que lo superaban en número y calibre”), tensión y, por encima de todo, un personaje principal: el comisario Wenceslao Pérez Chanán. Un comisario, afectado de la gota, que siempre está comiendo «mani garrapiñado», bebe Predilecto y escucha a Héctor Lavoe siempre que puede. No es el típico comisario con una vida personal desastrosa y alcohólica. Al contrario, cuando llega a casa, descarga su arma e intenta desconectar de su trabajo en compañía de su mujer Wendy, cinco hijos, a quienes no les dedica todo el tiempo que quisiera, y Muñeca, una perra adoptada para evitar su sacrificio y a quien le encanta los bordes de las pizzas.

El comisario cuenta con dos detectives a sus órdenes directas: Fabio y Enio. Con ellos bebe en el “Pulpo Zurdo” o se reúne en un privado de “La Dolorosa”, donde se ponen al día de las diferentes líneas de investigación mientras comen lo que les sirve doña Carmen: “los platos equivocados. Como de costumbre, los detectives no hicieron el cambio y cada quien comenzó a comer lo que no había ordenado”.

Francisco Alejandro Méndez, Premio Nacional de Literatura «Miguel Ángel Asturias» en 2017, nos transmite en esta novela corta su amor por los primeros clásicos del género negro. Tiene el ritmo de una novela por entregas: capítulos cortos, dinámicos que harán inevitable que se lea de un tirón.

Por último, como curiosidad, el título “Si Dios me quita la vida” está efectivamente tomado de la célebre canción interpretada, entre otros, por el mexicano Javier Solís. También, según el autor ha comentado en alguna entrevista, se inspira en su experiencia como periodista para relatar sus historias (desgraciadamente presenciaría la tragedia en el Mateo Flores).

Otras entradas

¿Sabías por qué Frédérique Audoin-Rouzeau firma como Fred Vargas?

A mediados de los años ochenta, Frédérique Audoin-Rouzeau trabajaba como investigadora en el Centro Nacional para la Investigación Científica. Destinada en Nièvre en una excavación arqueológica, un tanto aburrida, encontró en la escritura una forma de divertirse “una manera de respirar un poco”. Una amiga lo leyó y le aconsejó

Leer más »

“A quemarropa” – La época clásica de la novela negra y policíaca (“Trets per totes bandes”) – Álex Martín, Jordi Canal (2019)

Este libro es un ensayo que profundiza sobre el concepto de novela negra y policíaca, sus orígenes y diferentes escuelas y subgéneros: la novela enigma (“whodunit”), las variantes de Sherlock Holmes como el detective de sillón (príncipe Zalenski, Nero Wolfe, Isidro Parodi…) o el malo malísimo como protagonista (Fantômas) o

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Vicente González Nieto.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Vicente González Nieto.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad