Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Después de tres años en la agencia Pinkerton, Hammett se alistó en el ejército. En verano de 1918 fue destinado a la compañía de ambulancias, donde no llegó a cumplir un año en el puesto. Seguramente fue contagiado de gripe por alguno de los soldados que transportaba a diario. La gripe se complicó en bronquitis aguda y posteriormente en tuberculosis. Fue licenciado con una pequeña pensión por incapacidad e ingresado en el Hospital Cushman en Washington. Allí conocería y se enamoraría de una enfermera de veintitrés años: Josephine Dolan. Cariñosamente «Jose». Después de saber que la había dejado embarazada, Hammett se casaría con ella en julio de 1921. En octubre nacería Mary Jane y tendrían una segunda niña, Josephine Rebecca en 1926. Tras varias separaciones y reconciliaciones, en octubre de 1929, Hammett dejaría definitivamente a su mujer y sus hijas y se mudaría a Nueva York con un nuevo amor: la escritora Nell Martin. Sin embargo, cuando Hammett publicó «El halcón maltés», en febrero de 1930, la dedicatoria fue «Para Jose».

A Nell le dedicaría su novela posterior «La llave de cristal» en 1931. Curiosamente, meses antes, concretamente el 25 de noviembre de 1930, Hammett conocería en un restaurante a la que sería su pareja durante treinta y tres años, con sus altibajos, rupturas y reencuentros, a la también escritora Lillian Hellman (en la fotografía). A ella dedicaría su última novela «El hombre delgado».

 79 Impactos

Otras entradas

Camilleri, el maestro que aspiraba a cantar historias

En no pocas entrevistas Camilleri declaró que siempre aspiró a ser un “Cantastorie” (lo podríamos traducir como un “canta historias”) un equivalente moderno de los juglares medievales o los aedos helenos. Con su habitual ironía, el autor siciliano solía corregirse y añadir que “mejor” un “Cuenta historias”, ya que cantaba

Leer más »

«Días de combate» – Paco Ignacio Taibo II (1976)

Paco Ignacio Taibo creó el término «neopolicial» para diferenciarlo de la novela negra norteamericana. Esta novela fundacional es toda una declaración de intenciones. En el primer caso de Héctor Belascoarán Shayne («hijo de un capitán de marina vasco y de una cantante irlandesa de folk») nos encontramos con un ingeniero

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Vicente González Nieto.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad