Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Como comenté en la entrada «Henning Mankell una infancia atípica y un ídolo insospechado para escribir Wallander«, Mankell comenzó a plantearse ser escritor desde que su abuela le enseñó a escribir con seis años, su madre le había abandonado cinco años antes. Si bien devoró todos los libros de la biblioteca de sus abuelos, sin orden ni concierto, en cambio fue muy metódico hasta dar con su voz, su estilo. Copió y recopió los párrafos, las páginas de los escritores que le atraían para analizar y comprender cómo creaban esa magia con las palabras.

Mankell siempre consideró la novela negra como un medio, un prisma en el que reflejar las contradicciones de la sociedad a través del crimen. Por ello, siempre discrepaba de la idea aceptada de que Edgar Allan Poe era el precursor de la literatura criminal. El autor sueco retrocedía su origen a la tragedia griega, donde madres mataban a sus hijos, hijos a sus padres, hermanos a hermanos… Si no había policía en esas representaciones era simplemente porque no existía, si no hubiera sido incluida. De hecho, Mankell se inspirará principalmente en esos clásicos griegos para sus historias.

¿Y en quién se inspiró para crear a Wallander? Sherlock Holmes. Sin embargo, él quería un Sherlock Holmes distinto, que se moviera, que no estuviera sentado en su despacho y que evolucionara. Después de tres novelas de Wallander, le preguntó a su amigo médico qué enfermedad le podría dar al protagonista. Su amigo, viendo su estilo vida y su dieta, le sugirió diabetes. Esto hizo aún más popular a Wallander. Era una enfermedad común que hizo que más lectores se identificaran con él. A este personaje carismático, Mankell sumó historias interesantes y provocó (y provoca) debates en la sociedad. ¿Qué más se le puede pedir?

 

Fuentes

https://www.youtube.com/watch?v=WiKrkcudJrU&feature=emb_title

https://www.youtube.com/watch?v=khFcfrST5-M&feature=emb_title

 123 Impactos

Otras entradas

«LA FLAQUEZA DEL BOLCHEVIQUE» – LORENZO SILVA (1997)

Decía M. Cain que a él no le interesaba la violencia, él escribía «novelas de amor». Esta novela corta de Lorenzo Silva, finalista del Premio Nadal, es una novela de amor imposible que acaba mal. Desde la cárcel, el protagonista escribe en un cuaderno recordando cómo fueron los hechos que

Leer más »

«Total Khéops»- Jean-Claude Izzo (1995)

Si Carvalho es Barcelona, Montalbano Sicilia, Jaritos Atenas, Fabio Montale es Marsella. Nuestro protagonista es un inspector de policía. Un tanto atípico, pues ha tenido un pasado criminal junto a dos amigos que son casi dos hermanos: Manu y Ugo. Un atraco a una farmacia que no salió como previsto

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Vicente González Nieto.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad