Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Henning Mankell fue abandonado por su madre cuando tenía un año. Como su padre siempre estaba muy ocupado, sus abuelos se encargaron principalmente de su educación. Ellos le dieron acceso a la biblioteca familiar sin ningún tipo de restricciones, ni censura. En ese ambiente liberal, la música ocupaba un lugar especial. Su abuelo fue compositor y durante un tiempo el propio Mankell pensó ser violista hasta que se dio cuenta de que no sería tan bueno como quería y trocó el violín por la pluma. Sería su abuela la que le descubrió la magia de unir palabras, crear frases e historias. Con seis años leyó, a su juicio, la mejor novela de la literatura universal: «Robison Crusoe». Para Mankell, Daniel Defoe se merece ese crédito porque consiguió que ese lector esté con Robinson Crusoe en esa isla, solos los dos. «El viejo y el mar» sería otra obra que le impresionó de pequeño.

Mankell fijará en su infancia su objetivo como artista, porque como artista había de reconectar con ese niño. Siempre que le preguntaban quién era su ídolo, él sacaba una fotografía de su cartera y les mostraba un niño de doce años. Ese niño que creía que se podía escalar cualquier montaña o atravesar cualquier desierto. Era él.

Una anécdota, todos los años Mankell viajaba a Madrid para visitar el Prado. Lo que Defoe había logrado dando una historia diferente de la condición humana, él lo apreciaba, quién sabe si con los ojos de niño, en los cuadros de Velázquez, Goya, Ribera…

 

 

Fuentes:

https://www.elcomercio.es/culturas/libros/201510/06/cancer-lleva-henning-mankell-20151006001928-v_amp.html&ved=2ahUKEwji39T0zrzsAhWZBGMBHR9NAwUQFjAEegQIAhAB&usg=AOvVaw1kvwNBIpoLWafHgL5oUSbf&cf=1

 

Otras entradas

«Días de combate» – Paco Ignacio Taibo II (1976)

Paco Ignacio Taibo creó el término «neopolicial» para diferenciarlo de la novela negra norteamericana. Esta novela fundacional es toda una declaración de intenciones. En el primer caso de Héctor Belascoarán Shayne («hijo de un capitán de marina vasco y de una cantante irlandesa de folk») nos encontramos con un ingeniero

Leer más »

«Días de guardar» – Carlos Pérez Merinero (1981)

El gran Paco Camarasa afirma en «Sangre en los estantes» que, al terminar de leer esta novela, «conocemos algo más del lado oscuro… de nosotros mismos» y es que esta novela es una novela negra, negra. Contiene escenas desagradables, crudas hasta la repulsión. No solo por las acciones del protagonista,

Leer más »

«Tatuaje» – Manuel Vázquez Montalbán (1974)

Un hombre «joven y rubio, tostado por el sol» aparece flotando cerca de la playa. «Los peces se habían comido las mejillas y los ojos», pero conservaba un tatuaje: «He nacido para revolucionar el infierno». Así comienza la novela con el primer caso, como detective privado, de Pepe Carvalho (el

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Vicente González Nieto.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad