Hoy en día estos tres autores: Dashiel Hammet con «El halcón maltés» (1930) o «La llave de cristal» (1931), James M. Cain con «El cartero siempre llama dos veces» (1927) o «Perdición» (1936) y Raymond Chandler con «El sueño eterno» (1939) son considerados como los fundadores del género «hard-boiled». Sin embargo, si del autor de «El largo adiós» hubiera dependido, habría tachado de la lista el nombre de James M. Cain.

En el ensayo clásico de Chandler «El simple arte de matar», él tiene palabras de admiración y reconocimiento hacia Hammett «les hizo hablar (a los criminales) tal y como eran y pensar como ellos lo hacen normalmente… Él era libre, frugal, «hardboiled», pero logró una y otra vez lo que hacen los mejores escritores. Escribió escenas que parecía que nunca se habían escrito antes».

Por el contrario, en su carta a James Sandoe, el responsable de la publicación «Atlantic Monthly», Chandler expresaba claramente que «siempre me ha irritado que me comparasen con Cain. Mi editor pensó que era una buena idea porque él había tenido un gran éxito con «El cartero siempre llama dos veces», pero con todo lo que yo pueda tener o carecer como escritor, no soy para nada como Cain. Cain es un escritor del tipo «falso ingenuo» que me desagrada especialmente».

Irritado por las comparaciones de su obra con la de Cain, en una carta al editor Alfred Knopf (el mismo que publicó la primera novela de Cain) se desahogó describiéndolo como «un Proust con mono grasiento… Esa clase de gente es la bazofia de la literatura, no porque escriban cosas sucias, sino porque lo hacen de una forma sucia» y concluía su misiva con un desesperado «Por el amor de Dios ¿yo soy como eso?»

La ironía de la vida hizo que Chandler reverdeciera sus laureles como guionista, junto a Billy Wilder, en la adaptación de la novela de James M. Cain «Perdición» («Pacto de Sangre» en Hispanoamérica).Particularmente, si me dan a elegir entre los tres estilos: el lacónico de Hammett, el literario de Chandler y el dinámico de Cain, me quedo… con los tres. Siempre me ha gustado la buena literatura.

Loading

Suscríbete a Inmisericordes
Si quieres estar al día de mis publicaciones, no tienes más que suscribirte
Tu dirección de correo electrónico no será cedida o vendida a terceros*. No SPAM

Otras entradas

«Miami Blues» – Charles Willeford (1984)

En 1950, Charles Willeford estaba destinado en la base aérea de Hamilton, en California, y los fines de semana se encerraba en el Hotel Powell, en San Francisco, para escribir durante todo el fin de semana la que sería su primera novela High Priest of California, 1953 (antes había publicado

Leer más »

La lección que cambió la vida y la obra de Camilleri

Con veintidós años, el célebre autor de los casos de Montalbano terminó de escribir una obra de teatro, Juicio a medianoche, y la envió a un concurso presidido por el crítico y director de la Academia de Arte Dramático: Silvio D´Amico. Camilleri ganó el premio ex-aequo. En el camino de

Leer más »
Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad