Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Todo. Para empezar, Chandler detestaba al autor de la novela que debía adaptar: James M. Cain y su “Double Indemnity” (“Perdición” en España o “Pacto de sangre” en Hispanoamérica) Acabó aceptando colaborar con Billy Wilder por 10.000 dólares (Wilder cobró 44.000 dólares como guionista, es lo que tiene no conocer Hollywood) Sus tres meses de trabajo conjunto fueron tres meses de tensión y hostilidad constante en la elaboración del guión. Wilder encontró esa atmósfera inspiradora y Chandler deprimente. Wilder no dudaba en provocar a Chandler con pequeños gestos, como llevar puesto siempre el sombrero en el despacho que trabajaban, algo carente de modales para Chandler o entrar y salir del baño para inspirarse (y enervar a su compañero) o jugar con un fino bastón al tiempo que le ordenaba abrir o cerrar la ventana (Chandler dejaría constancia en una carta de queja a los responsables de la productora) A esto se sumaba que Chandler fumaba en pipa (Wilder detestaba el olor) y que no tenía ni idea de escribir un guión. Si Wilder le había contratado era porque su colaborador habitual y oscarizado Charles Brackets (“Sunset Boulevard”, “The lost weekend”…) demasiado puritano, le dio calabazas, James M. Cain estaba en otro proyecto con Fritz Lang y el productor Joe Sistrom le pasó una copia de “El sueño eterno” y le encantó. “Mira por donde, este relamido va a escribir conmigo una de las mejores películas que se van a hacer en esta puta ciudad”

 Wilder, a su vez, le entregó a Chandler, como modelo de adaptación de una novela, su propio guion de “Si no amaneciera” (“Hold back to Dawn”) Chandler se empleó a fondo el fin de semana y el lunes se presentó con ochenta páginas. Wilder consideró que la mayor parte era inútil “Él no tenía ni idea de cómo se hacían las cosas” (escribir guiones) Así que obligó a Chandler a trabajar a su manera: Escribirían los dos a la vez “no un libro, señor Chandler, sino una jodida película”.

Posteriormente, Wilder se sentiría culpable de que Chandler hubiera vuelto a beber (cuando comenzaron a trabajar juntos el autor de “El sueño eterno” estaba en “Alcohólicos anónimos”) Por su parte, Chandler admitiría que colaborar con Wilder había sido una experiencia “agónica” y que había acortado su vida, “pero he aprendido todo lo que era capaz de aprender de la escritura de guiones, que no es mucho”
Una curiosidad: Chandler no solo aprendió a escribir guiones, también tuvo su cameo. A los dieciséis minutos de la película “Perdición” o “Pacto de Sangre”, hay una escena en la que Fred MacMurray sale del despacho de su jefe. Hay un hombre esperando sentado mientras lee el periódico y que levanta la vista a su paso: Raymond Chandler.
 
Fuentes:
Some Like It Wilder: The Life and Controversial Films of Billy Wilder – Gene Philips
https://granadanoir.com/pacto-de-sangre-en-el-cine-perdicion/
https://www.jotdown.es/2016/04/chandler-cementerio-talentos/
https://themainpoint.blogspot.com/2008/06/billy-wilder-on-raymond-chandler.html
Introduction by Jeffrey Meyers to the complete screenplay “Double Indemnity”

Otras entradas

“Chinatown” – Michael Eaton (1997)

El libro de Michael Eaton nos muestra los entresijos de “Chinatown”: Su historia, la trama, las escenas y el análisis de las mismas. Recomendable para los amantes del cine y de la literatura. Especialmente porque, de los once óscars a los que optaba la película en 1974, solo ganó el

Leer más »

Montalbano nació de una apuesta doble (o triple)

Camilleri desafió con su comisario Montalbano a dos grandes escritores de la literatura italiana: Italo Calvino y Leornado Sciascia. En 1966, Calvino remitía una carta a Sciascia en la que comentaba la novela que este último acababa de publicar (“A cada uno lo suyo”) En ella sostenía que era imposible

Leer más »

¿Quién inspiró a Simenon el comisario Maigret?

George Simenon, a bordo de su “l’Ostrogoth”, había salido de París con destino a North Cape (Noruega) cuando una rotura le obligó a detenerse en el puerto holandés de Delfzjil. Allí pasó cuatro o cinco días mientras le calafateaban su embarcación. Uno de esos días, en una mesa del café

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Vicente González Nieto.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Vicente González Nieto.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad