Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Greene recibió el encargo de escribir un guión para Carol Reed. Alexander Korda, uno de los productores, le envió a Viena dos semanas para que se inspirara  y lo escribiera. Sin embargo, Greene no empezó a escribir un guión, sino una novela. Años más tarde lo explicaría en una entrevista: «Uno no puede hacer su primer acto de creación en formato de guión». En esa novela cuenta cómo Rollo Martins  llega a Viena invitado por un viejo amigo, Harry Lime, para que escriba sobre «una especie de organización caritativa que  ayuda a conseguir suministros médicos». Sin embargo, el mismo día que llega se entera de que su amigo ha muerto atropellado. A partir de ahí y, por una serie de contradicciones, comenzará a investigar la muerte de su amigo…      

La novela nos sumergirá en la Viena de postguerra, en la miseria física y moral de sus habitantes, habrá amor (Rollo Martins se enamorará de la novia de su amigo), dilemas (el bien y el mal estará siempre presente en la obra), la idea de fidelidad y traición (¿hay que ser siempre fiel a un amigo, a tu pareja?), la persecución por calles y cloacas y la huida constante…     

El guión de cine y la novela son casi idénticos, con las obvias salvedades de que hablamos de dos lenguajes diferentes (lo que Green describe en una página, Reed nos lo muestra en un plano general) y pequeños cambios como los nombres y orígenes de algunos de los personajes secundarios. También hubo aportaciones de Welles como su famoso monólogo improvisado al bajar de la noria: “Italia, durante treinta años, bajo los Borgia, tuvo guerras, terror, asesinatos y derramamiento de sangre… pero produjo a Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza tuvieron amor fraternal, quinientos años de democracia y paz. ¿Y qué produjo? El reloj de cucú”. La modificación más importante es el final. Fue decidido por Reed y el productor, en contra de la opinión de Greene que publicó su novela y su final un año después del estreno de la película. No lo revelo, no vaya a haber alguien que no haya visto la película (o no se acuerde) o leído la novela. Personalmente, recomiendo las dos. Ahora bien, si ve primero la película, será inevitable que, cuando lea el libro, le venga a la mente Orson Welles como Harry Lime, a Joseph Cotten como Rollo/ Holly Martins y Anna como Alida Valli.

 87 Impactos

Otras entradas

«Vientos de cuaresma» – Leonardo Padura (1994)

Segunda novela de Leonardo Padura con Mario Conde como protagonista. El teniente de policía continúa yendo a comer a casa de su amigo “el Flaco”, en silla de ruedas por una herida en la guerra de Angola. Al terminar una de esas comidas se encuentra con una mujer que tiene

Leer más »

«Senda tenebrosa» («Dark Passage») – David Goodis (1946)

    Esta segunda novela de David Goodis, que inicialmente fue publicada por entregas en el “The Saturday Evening Post”, es todo un clásico del género negro.      El argumento de “Senda tenebrosa” lo tenemos magistralmente presentado en la primera página.  En unas líneas escasas seremos testigos de la tragedia

Leer más »

Un título demasiado largo que hizo historia

Era en 1933 cuando James M. Cain envió su primera novela al editor Alfred A. Knopf. Era una novela corta, potente, rompedora. Aunque el título no le convencía, el editor la compró por 500 USD. Eso sí, le aconsejó que cambiara «Bar B-Q» para poder publicarla. James M. Cain estaba

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Vicente González Nieto.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad