Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram

Esta es la primera novela en la que aparece el teniente Kostas Jaritos, jefe del departamento de Homicidios de Atenas. Todo comienza con el asesinato de una pareja de albaneses y la detención de un tercero de la misma nacionalidad ¿Asunto cerrado? Como dice un tendero al que interroga «¿a qué viene tanto jaleo por un par de albaneses? Ya tienen al que los mató, ¿por qué quiere revolver más el asunto? A fin de cuentas, con dos albaneses muertos y otro en la cárcel, este país será un lugar mejor» Sin embargo, Jaritos espoleado por una periodista, Karayorgui, muy popular por haber conseguido que la policía detuviera y culpara a un supuesto pedrasta, Kolákoglu, irá indagando y descubriendo tramas cada vez más complejas y sórdidas.

Conoceremos a la familia de Jaritos. Adrianí, su mujer de toda la vida, siempre pegada al televisor cuando llega a casa (a él le dará por leer diccionarios) Con su esposa discutirá, se reconciliará con un plato de tomates rellenos, hará el amor (ella fingirá los orgasmos) y tendrán toda la complicidad del mundo. Tienen una hija, Katerina, que estudia en Salónica y se ha echado un novio, Panos, al que Jaritos detesta.

En su día a día, en la comisaría tiene a su ayudante, Zanasis, encargado de traerle todas las mañanas cruasáns y a su jefe Guikas, un habilidoso superior que sabe cómo cubrirse y bandearse entre los políticos, los empresarios y los medios de comunicación que les presionarán constantemente. Su filosofía se resume en «tienes que escurrirte como una anguila, no sea que te envuelvan en un trozo de papel y te tiren a la basura». Siempre habrá una nube de periodistas por la comisaría o las escenas del crimen cubriendo la noticia, esperando dar la primicia o arrancar la declaración de prensa que abra los telediarios de las ocho y media. Jarritos tiene asumido que su jefe siempre dará las buenas noticias y él siempre dará las malas. Además es consciente de que nunca conseguirá los «points» suficientes para ascender (la formación del FBI será un tema recurrente de humor negro y cinismo)

Narrado en primera persona seremos testigos de las contradicciones interiores, miedos, cambios de humor… de Jarritos. Subidos en su Mirafiori, conoceremos los barrios de Atenas, sus calles, sus atascos, sus gentes y las desigualdades sociales. Igualmente tendremos una pincelada de su pasado (que es el de Grecia), durante la dictadura de los coroneles, y la relación especial surgida con uno de los comunistas torturados: Zisis. Años después, éste le tenderá la mano con un «Tú eres un tipo legal. Lástima que seas de la pasma».

¿Qué más se le puede pedir a una novela negra con un antihéroe, crímenes, trasfondo político y social, diálogos teatrales, análisis de personajes, humor, denuncia de la xenofobia y las miserias humanas?

 1,438 Impactos

Suscríbete a Inmisericordes
Si quieres estar al día de mis publicaciones, no tienes más que suscribirte
Tu dirección de correo electrónico no será cedida o vendida a terceros*. No SPAM

Otras entradas

Camilleri y el juego de los contrarios

Andrea Camilleri creó una serie de personajes inolvidables para los casos del comisario Montalbano. Son personajes dotados de personalidad propia (no olvidemos el pasado teatral de Camilleri) lo cual nos permitirá anticiparnos muchas veces a sus reacciones: ¿cuánto tardará Fazio en darle la información a Montalbano? ¿cuándo explotará Montalbano con Catarella? Si ella

Leer más »

«La dentellada» de Eduardo Fernán-López (2021)

Eduardo Fernán-López nos presenta al inspector gallego, Martín Brétema, cuando comunica a su mujer que cambia el destino de Valladolid, donde vive con ella y su hijo, por Zamora. Su esposa sabe que la verdadera razón es la periodista Adriana Marcos, la mujer de la que se enamoró y con

Leer más »
Confirmado: La página tiene cookies. Si continúa la navegación, acepta su uso    Ver Política de cookies
Privacidad